Varios amigos muy viajados me habían recomendado ir a Sri Lanka antes de visitar India por primera vez. Me decían que eso iba a disminuir el shock cultural. Que iba a facilitar la adaptación a un país que no es nada fácil. Mucho se dice de la India. Todos tienen una opinión. Aún si no la han visitado.

Yo no tuve opción. Fui directo a la India. Pero no a cualquier lugar, sino al Estado de Kerala. Una región que se podría considerar como un “oasis” en el país que, según los analistas, va a ser el más poblado del mundo en unos años.

El caso de Kerala es muy interesante.

No es ni cerca el estado con mayor desarrollo económico del país, de hecho tiene un ingreso per cápita mucho menor a la media pero tiene un nivel de desarrollo social que no tiene ni un punto de comparación con el resto de la India.

No importa el indicador social que se analice, Kerala se acerca o compite mano a mano con muchos países Occidentales desarrollados. Es de no creer si no han escuchado sobre Kerala antes pero basta con ir a Google y buscar. Hay innumerables artículos escritos sobre el fenómeno o “milagro” de esta pequeña región al sureste de la India.

No es mi intención ponerme técnico para que esto parezca un paper de sociología pero mi sorpresa al haber estado explorando Kerala por poco más de dos semanas fue enorme y quiero escribir sobre ello.

No existe la pobreza extrema. Hay igualdad entre el hombre y la mujer. La expectativa de vida es mayor que la de muchas minorías de países de la OCDE. Conviven en paz y armonía hindúes, cristianos y musulmanes. Baja tasa de natalidad, baja tasa de mortalidad infantil. Y así se puede seguir uno por uno con todos los indicadores de desarrollo social.

A mí me sorprendió muchísimo no ver a nadie pidiendo dinero durante las dos semanas que estuve ahí. Cuando uno piensa en India, se imagina un país pobre con condiciones humanas no muy desarrolladas y la verdad es que Kerala me dejó atónito. Fundamentalmente porque no es un lugar desarrollado económicamente pero sí lo es socialmente.

Es el ejemplo perfecto para romper con esa idea de que el desarrollo económico es la base del desarrollo social y muestra como el rol del estado en fundamental para mejorar el bienestar de la población.

No es estrictamente necesario tener más dinero. Lo importante es que el dinero se asigna a lo verdaderamente importante.

Y acá es donde todos coinciden.

La explicación al “milagro” o al “oasis” de Kerala es la educación.

“Es la educación, estúpidos”.

Todo problema, es un problema de educación dijo alguna vez el Sarmiento, el padre de la escuela argentina.

Kerala tiene una tasa de alfabetización que es de casi el 100%. Compite con cualquier país desarrollado y lo que más se destaca es el altísimo nivel de alfabetización de las mujeres.

oasis en india kerala
Detrás de esto hay un estado que tiene como principal objetivo el bienestar de la población y el desarrollo social. Nada se hace por magia.

De hecho es un caso curioso porque es el primer gobierno comunista elegido democráticamente. Hay banderas comunistas por todos lados y la figura del Che Guevara es una constante a lo largo y a lo ancho de Kerala.

Si bien yo estoy muy lejos de ser comunista y hay muchos otros factores que contribuyen al éxito de Kerala, la verdad que hay que sacarse el sombrero ante un estado que pone a la educación como base del progreso de su población.

No es algo que pase muy seguido y menos que menos en países pobres.

Claro que no todo es perfecto ni color de rosa. Algunos jóvenes profesionales me dijeron que querían irse a otros estados de India donde pagaban mejor o a países de medio oriente para ganar mucho más dinero trabajando de cualquier cosa y es entendible. El desarrollo no le llega a todos de la misma manera y suele afectar menos a los que ya son más educados o tienen más dinero.

Pero así y todo, los resultados hablan por sí mismos. El milagro de Kerala es alucinante para estudiar.

Yo estuve solo dos semanas y corriendo de a acá para allá explorando todas las regiones junto con otros 28 bloggers de 27 países pero me gustaría volver en algún momento con más tiempo y más tranquilo para poder entender y aprender mejor la fuente de este oasis.

Nosotros fuimos invitados por el Ministerio de Turismo de Kerala. Eso habla de un Estado que piensa out of the box porque no cualquiera promociona su turismo invitando bloggers para que compartan su contenido.

Y no solo es un estado más desarrollado en lo social, sino que además tiene paisajes espectaculares y un montón de actividades para hacer.